ACNÉ: POR QUÉ OCURRE Y CÓMO TRATARLO

La piel es nuestro órgano más grande y representa hasta el 15% del peso corporal total. Es una barrera protectora que actúa en dos direcciones: por un lado, previene la pérdida de agua y electrolitos del organismo y, por otro lado, lo protege de sustancias nocivas. Además, la piel también juega un papel importante como parte del sistema inmunológico general.

Morfológicamente hablando, distinguimos tres capas cutáneas: epidermis, dermis e hipodermis. Para el desarrollo del acné, es importante el papel de la epidermis y la dermis.

La epidermis es una capa superficial compuesta por células de queratinocitos. Debajo de la epidermis se encuentra la dermis, una capa gruesa de piel formada principalmente por tejido conjuntivo con numerosas fibras de colágeno. También la dermis contiene vasos sanguíneos y linfáticos, terminaciones nerviosas, glándulas sebáceas y sudoríparas y folículos pilosos.

El folículo (canal capilar) es el lugar donde se produce constantemente la descamación o el desprendimiento de las células muertas de la piel y donde también hay una glándula sebácea que segrega el sebo a la superficie de la piel. En concreto, en el canal capilar el sebo se mezcla con las células exfoliadas e, idealmente, se expulsan a la superficie de la piel junto con el sebo. Cuando este canal está obstruido, se desarrollan las condiciones perfectas para la aparición del acné. La producción excesiva de sebo complica este proceso y, con mayor frecuencia, este suele ser excesivamente secretado cuando las hormonas androgénicas están activas, lo cual es especialmente pronunciado en la adolescencia (en ambos sexos), es decir, en la segunda fase (lútea) del ciclo en mujeres adultas cuando descienden los niveles de estrógenos.

¿CÓMO SE DESARROLLA EL ACNÉ?

Las hormonas androgénicas juegan un papel múltiple en el desarrollo del acné. El acné no se desarrolla en personas con un defecto genético en la función de los receptores de andrógenos, es decir, aparecen con mucha frecuencia e intensidad en personas con niveles elevados de hormonas androgénicas como testosterona, dihidrotestosterona (DHT) y androstenediona, que son fácilmente destacadas por análisis de sangre. Sin embargo, a veces las personas incluso con niveles séricos normales de hormonas androgénicas tienen acné. Eso se debe a un alto nivel de sensibilidad de los receptores de andrógenos en la piel que está condicionado genéticamente.

Las hormonas androgénicas se producen en varios lugares en el organismo: en las glándulas suprarrenales, testículos y ovarios, así como extraglandularmente (en el hígado, la piel y el tejido adiposo). El desarrollo y el funcionamiento de las glándulas sebáceas está directamente controlado por una hormona androgénica que empieza a secretarse en la pubertad, lo que explica por qué los niños nunca sufren de acné (a excepción de los bebés que desarrollan acné infantil debido a las hormonas androgénicas de la leche materna).

Las hormonas androgénicas también son estimuladas por un mayor estrés. En las mujeres, se producen cantidades menores de andrógenos, por lo que un aumento repentino y abrupto de los niveles de andrógenos debido a circunstancias estresantes de la vida puede empeorar significativamente el acné. Un estudio realizado en una muestra de 4000 mujeres con acné, de entre 25 y 40 años, mostró que el estrés era la causa del acné en el 50% de los casos.

Además de las mayores cantidades de sebo producidas, el desarrollo del acné también está relacionado con cambios en la composición de ciertos componentes lipídicos en el sebo. El sebo contiene: lípidos polares, lípidos neutros, ésteres de cera, escualenos y triglicéridos. Las bacterias descomponen los triglicéridos en ácidos grasos libres, que tienen un efecto muy irritante sobre la piel. La producción localmente reducida de ácidos grasos esenciales (como el ácido linoleico) también es uno de los factores clave en el desarrollo del acné.

Aparte del efecto de las hormonas androgénicas sobre la cantidad de sebo secretado y la calidad reducida del sebo, que es más pegajoso y ceroso en los individuos afectados por el acné debido a la deficiencia de ácido linoleico, el funcionamiento alterado del canal capilar ya mencionado también juega un papel en patogenia del acné. Esta alteración conduce a una hiperqueratosis del canal capilar. Las células que se desprenden y necesitan ser expulsadas del folículo piloso junto con el sebo, permanecen allí y forman un comedón, un ‘’tapón’’ que evita que el sebo llegue a la superficie de la piel.

Finalmente, esto crea las condiciones perfectas para la multiplicación de la bacteria Cutibacterium acnes (C. acnes) que se alimenta de sebo en condiciones de folículos obstruidos y falta simultánea de oxígeno. Es C. acnes que secreta enzimas que ayudan a descomponer los triglicéridos en ácidos grasos libres que estimulan el efecto inflamatorio. El acné se desarrolla como una respuesta inmunitaria a la acción proinflamatoria de la bacteria C. acnes.

En resumen, el acné se desarrolla debido a la interacción de los siguientes factores: la influencia de las vías de las enzimas androgénicas; trastorno de queratinización junto con un déficit de ácido linoleico en el sebo; efecto de los mediadores de la inflamación liberados por la bacteria C. acnes; debido a la predisposición genética.

DEL COMEDÓN AL ACNÉ

Los comedones son una forma no inflamatoria de acné y según el tipo distinguimos los comedones blancos y negros. Los comedones o puntos negros deben diferenciarse de los poros dilatados normales que realizan libremente su función de secreción de sebo. Los puntos negros generalmente se encuentran en la zona T y se pueden diferenciar de los poros dilatados normales por su tamaño, color mucho más oscuro y localización. Si te parece que cada uno de los poros de tu rostro es un punto negro, es mucho más probable que sean solo poros dilatados los que deban tratarse de una manera que evite la obstrucción.

Los verdaderos puntos negros están formados por queratina oxidada y pigmento de melanina acumulado de las células descargadas y rara vez se convierten en inflamaciones. Los comedones cerrados, por otro lado, son una bomba de tiempo. Un comedón cerrado se localiza más profundamente en el folículo y aparece en forma de una pápula del color carne (de 0,1 a 3 mm de tamaño). El sebo llega a la superficie de la piel en un grado mínimo, lo que es una de las condiciones previas para la multiplicación de la bacteria C. acnes y, por lo tanto, el desarrollo del acné. Dependiendo de la profundidad del canal folicular en el que se localice la inflamación, se desarrollarán formas de acné más leves o graves.

En el caso de acné especialmente profundo, se formará una cicatriz, a veces incluso si no ‘’intervino’’ y trató de eliminarlo. Si solo se dañan la epidermis y la dermis superficial, quedará una mancha rosada en la superficie de la piel, que puede permanecer en la cara desde pocas semanas hasta varios años. Esta mancha rosada se llama eritema postinflamatorio. Si bien no existe una solución cosmética para las cicatrices ya creadas, aparte de una mejora muy leve de la textura de la piel, el eritema postinflamatorio se puede tratar con un cuidado adecuado de la piel, teniendo en cuenta que se trata de una inflamación que está intentado curarse. Por tanto, la aplicación de ingredientes irritantes que se pueden encontrar en los cosméticos solo puede hacer que este proceso sea más difícil o largo.

COMEDONES Y ACNÉ: ¿CÓMO TRATARLOS?

Las formas graves de acné no se tratan con cosméticos, sino con medicamentos y un plan de tratamiento sistemático. El acné leve a moderado, en su mayoría acné comedonal y papulopustuloso leve, se trata con éxito mediante una cuidadosa selección de productos cosméticos.

Hay tres supuestos importantes que debe cumplir un producto para ser eficaz contra el acné:

En primer lugar, el producto no debe ser oclusivo y no debe contribuir a la obstrucción de los poros.

En segundo lugar, el producto no debe ser irritante porque la irritación prolonga la respuesta inflamatoria de la piel, lo que significa que no debe contener los irritantes comunes.

En tercer lugar, el producto debe contener ingredientes activos eficaces en concentraciones adecuadas.

Aunque en el mercado existen numerosos productos que prometen los resultados rápidos en el tratamiento del acné y los comedones, la terapia dermatológica del acné recomendada se reduce a solo unos pocos componentes activos: a niacinamida que muestra éxito en el tratamiento del acné en concentraciones superiores al 4%; a queratolíticos como el ácido salicílico, glicólico, azelaico y láctico que previenen la hiperqueratosis; a los comedolíticos del grupo de los retinoides y al peróxido de benzoílo que libera oxígeno y por tanto tiene un efecto directo sobre la reproducción de la bacteria C. acnes.

Los tratamientos para el acné a menudo conllevan un mayor riesgo de irritación y, a su vez, es uno de los factores que conducen a la inflamación recurrente. Para romper este círculo vicioso, creemos en un enfoque moderado y un cuidado continuo. La piel que tratamos contra el acné y comedones nunca debe ser dolorosa, seca y escamosa porque una barrera hidrolipídica saludable es extremadamente importante en el proceso de tratamiento de las inflamaciones, por lo que es de mucha importancia incluir productos hidratantes y calmantes.

La piel problemática también debe evitar el exceso de ingredientes que no contribuyan al tratamiento del acné. Eso significa evitar en la rutina diurna los componentes comedogénicos conocidos, perfumes, altas concentraciones de alcohol desnaturalizado y etanol, colorantes sintéticos, aceites esenciales como el mentol y eucalipto (excepto el árbol de té que tiene un efecto antibacteriano probado), aceites que fácilmente se vuelven rancios (oxidan), ya que irritan la piel, tensioactivos agresivos como SLS y SLES, alergenos conocidos (como linalool, geraniol, eugenol, alcanfor) e ingredientes fototóxicos (componentes cítricos).

Skintegra Clarion

SUGERENCIA DE RUTINA:

Por la mañana: Solar I

Por la noche: Clarion + Spectra

Las pieles mixtas a grasas con tendencia a la obstrucción de los poros y el acné leve a moderado requieren un limpiador suave, productos de texturas ligeras e hidratantes que ayuden a calmar la piel, y un exfoliante químico que trate las irregularidades, es decir, libere los poros de las impurezas, alivie los procesos inflamatorios y regule la producción de sebo. Las texturas pesadas y demasiadas capas no son una combinación ideal para este tipo de piel y problemas. Además, durante el día es necesario proteger la piel con una crema SPF.

Para el tratamiento del acné y comedones (con manchas postinflamatorias), la combinación de AHA + BHA en el producto es ideal (como en Clarion). Spectra hidrata profundamente sin dejar una sensación pesada o grasosa en la piel y además tiene un efecto antiinflamatorio y se combina muy bien con productos potentes como Clarion. Aprende cómo incorporar un exfoliante en tu rutina AQUÍ.

Productos recomendados