ENTREVISTA CON DERMATÓLOGA / CUIDADO DE LA PIEL EN ADOLESCENTES

La pubertad es un periodo hormonalmente turbulento en el que empiezan a ocurrir varios cambios, pero con más frecuencia se mencionan el acné y el cuidado de la piel durante este periodo. Durante la pubertad en adolescentes de ambos sexos, el aumento de la secreción de sebo es particularmente pronunciado con la acción de hormonas androgénicas, que es una de las condiciones para el desarrollo y aparición del acné. ¿Qué y cómo usar? ¿Necesitas ayuda de un dermatólogo? ¿Qué evitar? Debido a vuestras frecuentes consultas e inquietudes sobre este problema, decidimos hablar con una experta.

Dra. Dora Madiraca Glasović es especialista en dermatovenerología en la Clínica de Enfermedades de la piel y Venéreas del KBC Sestre Milosrdnice en Zagreb. Actualmente se especializa en dermatología pediátrica y sus áreas de actuación son la dermatología pediátrica y estética y la oncología dermatológica. Esta médica exitosa logró encontrar el tiempo para brindarnos información de primera mano sobre este problema dermatológico.

Dora Madiraca Glasović

¿Cuáles son los problemas cutáneos más comunes en pacientes adolescentes?

Con mayor frecuencia los adolescentes acuden a mí precisamente por problemas de acné, lo que es de esperar dado que casi el 80% de los adolescentes tienen este problema. Diariamente trato a pacientes con diversas formas de esta enfermedad, desde los cambios más leves como los comedones hasta el acné inflamatorio severo que afecta al rostro, pero también a otras partes del cuerpo.

 

¿Cuál sería su mejor consejo a la hora de tratar el acné? ¿Qué tipo de producto usar?

La pubertad, como transición al mundo de los adultos, es un periodo desafiante de la vida en todos los sentidos. Puesto que el acné aparece en las partes muy visibles y expuestas del cuerpo, a menudo tiene un impacto negativo en el estado mental, las relaciones sociales y la calidad de vida de los jóvenes. Les recalco a mis pacientes jóvenes que el acné no es lo que los determina y que la perseverancia con chequeos regulares y una terapia adecuada es clave para combatir esta condición.

Para las formas leves de acné, en el sentido de comedones con pápulas inflamatorias ocasionales, recomiendo una limpieza facial diaria con un limpiador no comedogénico y el uso de cremas y lociones para pieles propensas al acné. Si es necesario, también prescribo una terapia diferencial que contiene sustancias activas antiinflamatorias y queratolíticas como retinoides locales, ácido azelaico o salicílico, peróxido de benzoílo, antibióticos solos o en combinación. Las formas más graves de acné requieren un tratamiento sistemático con un antibiótico oral o retinoide.

 

Según su experiencia, ¿a qué errores son propensos los jóvenes a la hora de usar cosméticos para tratar el acné?

Los jóvenes a menudo no tienen paciencia y si la terapia prescrita no da resultados a los pocos días del inicio de la aplicación, ponen fin a la terapia por iniciativa propia. Además, tienden a experimentar con una serie de productos o incluso a compartir terapia entre ellos con la actitud de ‘’si ayudó a mi amigo, ciertamente me ayudará a mí también’’. El cambio frecuente de productos y el uso de ingredientes agresivos pueden resecar e irritar excesivamente la piel, por lo que se puede provocar un empeoramiento del acné.

Destaco la importancia de un enfoque individualizado de cada paciente con este problema y la necesidad de revisiones periódicas para que todos estén satisfechos con los resultados.

 

¿Qué tipo de cuidado recomendaría para pieles jóvenes que no tienen imperfecciones?

Para tratar la piel sin irregularidades hay que recordar que ‘’menos es más’’, es decir, es suficiente tener una rutina sencilla que consiste en un limpiador suave, crema o loción hidratante no comedogénica y fotoprotección obligatoria.

 

Los padres a menudo preguntan a qué edad es mejor empezar con el uso de productos para el cuidado de la piel.

Se recomienda comenzar con el cuidado de la piel desde una edad temprana para preservar la barrera protectora de la piel que nos ayuda a combatir los estresores externos. Cuando hablamos del acné, los padres a menudo dicen esta frase: ‘’El acné no se debe tocar, yo también lo tenía y desapareció por sí solo, eso es normal’’. Independientemente de su frecuencia en los adolescentes, ciertamente debe tratarse lo antes posible para evitar posibles consecuencias a largo plazo, como cicatrices y cambios en la pigmentación de la piel.

 

¿Cuál es su producto Skintegra favorito?

Como dermatóloga, siempre enfatizo la importancia de la fotoprotección diaria, por lo que destacaría Solar I. Este fluido hidratante de amplio espectro UVA + UVB y con alto factor de protección (SPF30) tiene una textura extremadamente ligera y muy fácil de aplicar. Es apto para todo tipo de pieles, incluidas las pieles sensibles y propensas al acné porque es hidratante y no comedogénico, ideal para su uso durante todo el año.

Skintegra Solar I