COLUMNA / QUÉ MÁS PUEDES APRENDER SOBRE TU PIEL

Escrito por: Jelena Skendžić Ratkajec

El cuidado de la piel es una pequeña ciencia real que, como una sinusoide, es seguida por nuestras experiencias personales. Las experiencias varían de persona a persona, lo cual es perfectamente normal y esperado porque algo que se adapta a tu piel, tal vez no se adapte a la mía y viceversa. Incluso cuando los conocimientos recientes sobre el cuidado y la protección de la piel postula cuál es la ‘’única forma correcta’’ de lograr el máximo efecto en la piel o cuando utilizamos las formulaciones más avanzadas y recomendadas por los mejores expertos, nuestra piel nos mostrará si está de acuerdo con la teoría en práctica o tal vez tenga alguna lógica propia. Debido a nuestras diferencias, es difícil hablar de reglas universales; de ingredientes universalmente buenos y combinaciones de tratamientos que han demostrado su eficacia.

Sin embargo, si tu piel a veces es tan caprichosa como la mía, que es supongo el motivo que te llevó a abrir este artículo y aprender más sobre tu piel, probablemente te interesen los conceptos básicos de un cuidado de calidad, y yo trataré de transferirlos desde mi propia experiencia privada y profesional.

¿Qué aprenderás en este artículo?

  1. Una limpieza suave, con pH equilibrado y no demasiado frecuente es de suma importancia.
  2. La hidratación (una buena proporción de humectantes, emolientes y lípidos) es necesaria para todo tipo de pieles, pero debe reducirse a la aplicación adecuada de productos destinados a nuestro tipo de piel. No podemos descuidar una hidratación adecuada, pero tampoco es bueno exagerar, especialmente si tienes la piel grasa propensa a las imperfecciones.
  3. La deshidratación de la piel no debe confundirse con dermatosis que también se manifiestan como descamación, ni una hidratación abundante ayudará a eliminar los síntomas de descamación. Si un limpiador y crema hidratante suaves no te ayudan con la descamación, probablemente no se trate solo de la deshidratación.
  4. La crema fotoprotectora (SPF) es probablemente la herramienta de cuidado de la piel más importante que encontrarás. Elige factores de protección altos con un amplio espectro de protección (SPF 30-50; UVA + UVB), y las texturas adecuadas para tu tipo de piel (fluido para las pieles normales a grasas y cremas para pieles normales a secas).

Nuestra piel existe en simbiosis con microorganismos.

Si alguna vez te has preguntado por qué enfatizamos tanto la importancia de un pH medio bien ajustado cuando se trata de productos Skintegra, tal vez esta sección te responda esa pregunta. La piel humana es naturalmente ácida y le gustan los productos que tienen un pH de alrededor de 5,5 y quizás los más importantes entre ellos son los limpiadores en gel. ¿De qué se trata?

Nuestra piel ácida está habitada por microorganismos amigables que la colonizan con éxito cuando el pH no se ve alterado y así nos protegen de patógenos, microorganismos indeseables que pueden causar inflamación de la piel. Un excelente ejemplo de tal microorganismo es S. epidermis, una de las bacterias ‘’amistosas’’ más numerosas que produce péptidos antimicrobianos y por lo tanto previene la colonización por otros microbios asociados con enfermedades inflamatorias crónicas de la piel.

Los limpiadores alcalinos son realmente tan malos como parecen.

El jabón, que es naturalmente alcalino, tiene un efecto antimicrobiano y elimina de forma no selectiva esas bacterias ‘’amigables’’ (para nuestro microbioma) de la superficie de la piel, dejando la piel desprotegida y vulnerable a la colonización por patógenos que luego crean una biopelícula y provocan la infección. Por eso es sumamente importante no exagerar con la limpieza de la piel y sobre todo evitar los limpiadores alcalinos. Los limpiadores con pH equilibrado y los tensioactivos suaves limpian sin dañar la piel y evitan las colonias amigables que la fortalecen.

Todos sabemos qué es la piel deshidratada, pero muy pocos sabemos qué es la TEWL.

TEWL es un término que se refiere a ‘’transepidermal water loss’’ o ‘’pérdida de agua transepidérmica’’. Es el principal culpable de la incómoda sensación de tirantez de la piel después de la limpieza facial. Sin embargo, la mayoría de nosotros imagina que la deshidratación se puede solucionar añadiendo continuamente humedad a la superficie de la piel, pero no entendemos que la deshidratación es en realidad la evaporación de la humedad de las capas más profundas de la piel por su superficie porque, por ejemplo, con la limpieza retiramos su propia capa protectora de lípidos. Sin esta ‘’suciedad’’ residual, la humedad se evapora rápidamente y conduce a la deshidratación – un ‘’agrietamiento’’ superficial discreto de la piel (como tierra seca) con una sensación de sequedad acompañante. Por eso es importante hidratar la piel inmediatamente después de la limpieza con un producto adecuado para nuestro tipo y condición de piel.

Demasiado poco no es bueno. Demasiado tampoco.

Si crees que la deshidratación es tu principal problema porque en tu piel notas escamas inexplicables, piénsalo de nuevo. El término ‘’piel deshidratada’’ es bien conocido y con demasiada frecuencia lo consideramos el principal culpable de los cambios cutáneos escamosos, aunque existen dermatosis que también conducen a la descamación y cuya causa no es solo la resequedad (provocada por un cuidado inadecuado) sino algo mucho más serio. Demasiadas capas de hidratación suelen empeorar el problema. Una de esas afecciones crónicas es la dermatitis seborreica que se manifiesta por escamas, con mayor frecuencia localizadas alrededor de la nariz, las cejas y a lo largo de la línea de cabello con presencia de enrojecimiento e irritación de la piel. La dermatitis seborreica, rosácea, la dermatitis perioral y otras dermatosis similares a menudo se asocian erróneamente con la piel que necesita ser nutrida con nutrientes, retrasando así la visita al médico.

FPS siempre. O al menos casi siempre.

El fotoprotector solar como parte del cuidado diario es una tendencia cada vez más popular y con razón: no solo protege la piel de los efectos mutagénicos y cancerígenos de la radiación UV, sino que también previene los signos de envejecimiento prematuro. Los problemas más comunes que encuentro cuando se trata de este tipo de producto son el aumento de la cantidad de granos como resultado de la obstrucción de los poros y las irritaciones. En primer lugar, el aumento de granos a menudo se debe al hecho de que colocamos FPS como una capa adicional en una rutina ya aplicada. Esto no funciona para la mayoría de los tipos de piel, excepto tal vez seca o muy seca. Demasiadas capas crearán una barrera oclusiva innecesaria en ya grasas o mixtas y provocarán acné, aunque el producto en sí no sería comedogénico en absoluto. Si tu piel es más grasa, un tónico o suero acuoso es todo lo que necesitas aplicar bajo FPS. Que la piel debe limpiarse profundamente por la noche, creo que ya lo sabes con certeza. Los filtros están diseñados para permanecer en la superficie de la piel y resistir la sudoración, el maquillaje y la exposición al agua. Por tanto, sin una limpieza profunda, por supuesto, pueden obstruir nuestros poros.

Y la irritación.

El otro problema es la irritación que suelen causar los filtros UV. ¿De qué se trata? Algunos filtros (principalmente químicos) pueden irritar la piel sensible debido a la forma en que están formulados para proteger adecuadamente la piel de la radiación UV. Es importante enfatizar que cuando provocan la irritación, los ‘’culpables’’ suelen ser filtros de la generación anterior, pero la piel sensible puede reaccionar a cualquier filtro, incluso al de nueva generación y al mineral. A veces, la irritación solo puede afectar la piel más sensible del área alrededor de los ojos. Si tenemos el mismo problema con todos los filtros, una forma en que podemos intentar eliminar este problema es intentar cambiar a un FPS más bajo (por ejemplo, SPF30 en lugar de SPF50). Una concentración de filtro más baja será menos irritante. Además, lo único que nos queda es experimentas y buscar la combinación y concentración de filtros adecuada que nos convenga para protegernos de la radiación UV de forma abundante y regular. Cuando termina la búsqueda y el FPS se convierte en parte de nuestra vida diaria, estamos en camino hacia un cuidado de la piel completo que no tiene que ser complicado para ser visiblemente efectivo.

Productos recomendados